1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://saludinfantil.about.com/od/Cobertura/a/Cuidados-B-Asicos-Post-Operatorios.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Cómo cuidar de una herida quirúrgica

Pasos básicos para cuidar de la herida de tu niño después de una cirugía.

Por

Cómo cuidar de una herida quirúrgica
Foto por Parker Michael Knight

Si existiera un manual único que los pediatras dieran a los padres debería incluir una sección especial solamente para los cuidados y precauciones que los padres deben mantener después de la cirugía de su niño, ya sea esta ambulatoria o mayor.

La cirugía

Los médicos explican que algunas cirugíasse hacen para aliviar o prevenir el dolor. Otras veces, simplemente disminuye un síntoma o mejora una función del cuerpo. Desde una pequeña biopsia que es considerada una cirugía ambulatoria hasta una intervención del corazón, hoy en día se hacen con rayos láser. Aunque la idea es evitar las grandes incisiones es importante saber qué hacer cuando hay una herida.

La recuperación de la herida

Los médicos calculan que en pacientes sanos, las heridas sanan aproximadamente en dos semanas. Si su niño tiene otros problemas de salud, tales como diabetes o un sistema inmunológico débil, si consume medicamentos con esteroides o recibe tratamiento para la quimioterapia, el proceso de sanación puede tardar aún más.

Tanto para niños como para adultos en recuperación post-operatoria es fundamental seguir al pie de la letra las indicaciones del médico. Los pediatras recomiendan hacer una lista para no olvidar los pasos a seguir.

Los medicamentos

No tome el dolor del niño a la ligera. Si su niño le expresa que tiene dolor, pídale a la enfermera o al médico de guardia que le recete los analgésicos u otros calmantes necesarios para aminorar el dolor de su niño.

Las gasas

La norma es que la gasa permanezca seca y limpia durante las primeras 72 horas. El médico indicará cuándo podrá ducharse su niño. Es importante explicarle que posiblemente deba asearlo con pañitos húmedos durante los primeros días.

En la mayoría de los casos, se cambian las gasas a diario o cada 2 días, pero siempre siguiendo las instrucciones del médico. No olvide observar la herida, los puntos, si el área está inflamada o no, y cómo huele. Ante cualquier característica inusual, llame a su médico para evitar cualquier posibilidad de infección, hemorragias u otras reacciones debido a la anestesia.

La sutura

Si la sutura es la conocida como mariposa, explíquele a su niño que se caerá sola y que no debe halarla en ningún momento, incluso cuando ya esté sanando. Halarla prematuramente puede provocar cicatrices e incluso infecciones.

Antes de asear la herida, lávese muy bien las manos con agua y jabón. Los expertos recomiendan no sustituir el lavado de las manos con desinfectante. Solamente hágalo en caso de no tener disponibles agua y jabón.

Explíquele a su niño que debe evitar bañarse, nadar en piscinas o baños calientes hasta que la herida haya cicatrizado por completo.

El reposo

Esta es una óptima oportunidad para compartir con su niño la importancia de alimentos sanos que lo hagan sanar más rápido, tal como una dieta rica en vitamina C, proteína, y zinc.

Aproveche los momentos en que su niño le manifieste que se siente cómodo, son oportunidades para compartir y leer juntos cuentos nuevos o incluso invitar a amigos o familiares a compartir juegos de mesa (si el niño está inmovilizado) o ver películas. Distraerlo en familia y con amigos siempre es una mejor alternativa a que se sienta aislado y enfermo mientras su herida sana.

Las emociones

Todo padre debe prepararse no solamente para los cuidados físicos, sino también los emocionales que requiere un niño después de una operación.

Los psicólogos infantiles recomiendan prepararse para las reacciones de su niño especialmente ante el dolor. Todo niño las tiene, e incluso los más pequeños en ocasiones sufren de regresiones a sus primeras etapas. Algunos pueden comenzar a mojar su ropa interior y nuevamente necesitar pañales, otros comenzarán a tener pesadillas y pedirán compañía nocturna porque hay "monstruos" en su habitación.

Quizás se despierte varias veces en la noche, pero lo importante según los expertos es tener claro que estas reacciones son normales e incluso sanas. Mantenga la calma y evite transmitirle ansiedad. Explíquele a su niño que además de sentir dolor, sus reacciones son perfectamente normales como parte de su recuperación post-operatoria. De esta forma eliminará cualquier sentimiento de culpa.

Su preparación para afrontar las altibajos emocionales de su niño comenzarán desde el momento que inicia su salida del hospital, por lo tanto no permita que la prisa de las enfermeras o el personal encargado de despacharlos, lo haga ignorar a su niño. Tómese el tiempo que necesita para mantenerlo informado, no le mienta, y recuerde que sus reacciones y comportamientos siempre sirven de modelo.

Fuentes:Unidad de Cirugía Ambulatoria del Centro Diagnóstico Terapéutico,Los Angeles, Bibliotenca Nacional de EE.UU.,Institutos Nacionales de Salud. Foto por:ParkerMichaelKnight

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Salud infantil
  4. Seguros médicos
  5. Cómo cuidar de una herida quirúrgica

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.